París y el mundo entero se rinden ante Rafa IX

Nadal IX jpg.Es el rey. El de todos los españoles.  No vive en La Zarzuela. No preside actos ni desfiles. Esta semana más de un agorero pensaba que iba a abdicar. En Roland Garros. Pero no. París y el mundo entero se rinden ante Rafa IX. Se mantiene en el número 1 de la ATP.  Nadal transmite  fe, constancia, pundonor, lucha. Nunca se rinde.  Siempre está ahí. Dando el callo.  No se viene abajo ante las adversidades ni se crece ante los éxitos. Humilde, cercano. “Deseo que ganes aquí porque te lo mereces”, le dijo a Djokovic en el discurso en la ceremonia de la entrega de trofeos. Antes, no faltó el sollozo. Emoción en su celebración.  Ausencia de gestos fuera de tono. No va con su Excelencia. El rey Rafa es sencillo.

Cuatro sets necesitó para mantener su hegemonía en París. Tres horas y media en la que volvió a mostrarnos sus señas de identidad. Apretando los dientes, sacando lo mejor de sí, mostrando su fortaleza sicológica, y por supuesto, su talento. Exhibiendo su mejor versión en tierra batida. Todo un partidazo. Hace tres décadas, los duelos Borg-.McEnroe paralizaban el planeta de la raqueta. Ahora son los Nadal-Djokovic.  Ya son 43 los que han disputado  ambos. 24-19 el parcial para el de Manacor. 67 partidos en tierra parisina. 66 triunfos y una sola derrota. Un nuevo monumento al tenis entre Nadal y Djokovic. Partido con alternativas. Jugado con intensidad. De poder a poder. Con golpes de talento de uno y otro. Sin tregua. Una oda la épica. Novena Copa de los Mosqueteros que levanta.

Nadal ParísMás de uno pensaba que Nadal iba abdicar la corona de Roland Garros ante Djokovic. El pretendiente serbio le había ganado en sus últimos cuatro duelos. El 3-6 del primer set invitaba a la teoría de la abdicación, pero Rafa lucha cada bola como si fuese la última, París es su reino. Nueva exhibición y remontada. 7-5, 6-2 y 6-4. Los súbditos parisinos le rindieron pleitesía. Por su juego y capacidad de sufrimiento. No tuvo problemas en la espalda ni en la rodilla. Sufrió unos calambres, pero supo aguantar. París coreó su nombre. El mundo se rinde ante él. Ya posee 14 Grand Slam. Iguala a Pete Sampras y se coloca a tres de Roger Federer. Rafa va camino de la leyenda.

 

About Francisco J. Molina Quirós

Desde 1988 ligado al periodismo deportivo, pero me encanta escribir sobre lo que me rodea.

One Response

  1. jimena narvaiza otero junio 9, 2014